Buscar
  • Juan Pablo Preiti Mangieri

Caricias de jabón

Después de tanto tiempo parados, volver a subir seguido al escenario, se disfruta el doble. De hecho he comenzado a disfrutar de situaciones que antes las miraba de reojo.


En general, el público, no sabe o no se imagina el trabajo que hay detrás de esos momentos vividos. No se para a pensar, cuanto tiempo ha dedicado a elaborar cada número, a trabajar un movimiento, estudiar unas palabras, fabricar un material, o cualquiera de las cientos de cosas que lleva un espectáculo como equipaje.


Si hoy estoy escribiendo esto, es porque en las últimas semanas hemos vivido experiencias increíbles, en diferentes tipos de escenarios, de públicos totalmente diferentes. Y, muchas veces, no somos conscientes si el mensaje llega.

Pero estos días, nos han demostrado que, tal vez, más gente de la que creemos, valora o descubre todo lo que hay detrás.

Cuando creamos un espectáculo, obviamente que las pompas son protagonistas, pero nos gusta creer que son un medio. Son nuestro medio para dejaros algún mensaje, y no quedarnos en la belleza o en lo hipnótico de una pompa.

Nos gusta romper un poco esa "burbuja", donde podríamos estar muy cómodos, pero no estaríamos siendo fieles a nosotros, ni a lo que creemos. Por eso, cada creación lleva algún mensaje, alguna reflexión.

El problema es que nunca sabes si llegas adonde quieres llegar, o si realmente a alguien le interesa llevarse algo cuando solo "han ido a ver pompas".

Pero estas últimas semanas, hemos recibido mensajes, detalles, de público que nos demuestra que sí, que llega, que es posible. Que no debemos desviarnos, ni caer en lo simple, en lo "cómodo".

Sabemos que es imposible llegar a todo el público de la misma manera, pero con alcanzar a algunas, de todas las personas que pasan por delante nuestro, ya habrá valido la pena.

Estas cosas nos inspiran a seguir adelante, y en estar pensando, en nuevos retos, en historias nuevas que contar, y por supuesto, miles de pompas por crear.

Sabemos que nuestros espectáculos no van a cambiar el mundo, pero que pueden ser un granito de arena, para que por lo menos durante un rato, ese mundo sea un lugar mejor.


A veces, el público, no sabe que darnos una palabra, un gesto, un detalle, un comentario, puede hacer que nuestro mundo, también, se vuelva un lugar mejor. Que nos ilusiona, nos motiva, nos conduce, nos guía a seguir adelante, a no pararnos, y a ser felices, para luego intentar devolver esa felicidad en forma de burbujas.

Os lo he dicho alguna vez aquí también, no dudéis en dejarnos unas palabras, un comentario, o lo que os apetezca, porque para lo que unos es un pequeño gesto, para otros puede ser la energía justa para no parar, para seguir creciendo. Y esto no lo digo solo por mí. Practicarlo con todo el mundo, nunca sabes cuando ese pequeño gesto puede estar ayudando a una persona, que se encuentra en una situación complicada, triste, sola, o simplemente que necesite saber que hay alguien ahí. Y eso, es compartir la vida. Y la suma de muchos de esos gestos, SÍ, pueden hacer de este un mundo mejor.


Y como os digo en Un Viaje por Jabón: " el mejor lugar es aquí y ahora, disfrutad".







23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
pompas en asturias